• Noticias:

Cuando los sabores se mezclan: La tortilla española


La cocina es el crisol de una fusión sin complejos


noticias
  • 23/03/2020
  • Autor: Osnar Bautista

Las personas acuden a la cocina en cualquier ciudad, en cualquier país; con toda naturalidad y con todo el frescor de sus platillos. Descubren, al mismo tiempo, sabores distintos, principios dietéticos que los hacen meditar y disfrutar. La cocina es el crisol de una fusión sin complejos y lo que antes era insólito, se vuelve familiar que olvidamos sus orígenes extranjeros.

Entonces, los olores y sabores llegan; los estilos se juntan y pensamos cuál podría ser la mejor opción para un buen desayuno o un antojo mañanero que lleve la fusión de varios ingredientes; que estén siempre al alcance para que resulte un logro, mucho amor, cierta habilidad y sentido de la dosis. El resultado, es entonces, una mezcla de sabor: la tortilla española.

El primer rasgo histórico de este plato, se encontró en una carta anónima dirigida a la corte de Navarra que data de 1817. Un cuento nativo afirma que un general del ejército llamado Tomás de Zumalacárregui inventó este plato como una forma sencilla de proporcionar alimentos nutritivos a su compañía durante el asedio de Bilbao. Por otro lado, la tortilla tal y como la conocemos hoy día, también tiene sus raíces en un alimento romano llamado «ovarum», que no era más que una torta a base de leche y huevos.

Como dato curioso sin exceptuarlo, el origen de la planta de la papa y de su tubérculo comestible se establece, según la evidencia científica actual, en el año 8000 a.C. en el altiplano andino, aproximadamente en el sur del actual Perú. Durante siglos fue, junto al maíz, punta clave en la alimentación de varias civilizaciones precolombinas.

Ahora, conociendo un poco el origen de la tortilla española, concurren distintas formas en cuanto a su preparación; siendo una dicotomía la inserción de la cebolla en ella. Algunos insisten en que este plato sólo debe contener papas, huevos y aceite de oliva. Otro género de artistas culinarios se centra en el hecho de que las cebollas cocinadas lentamente pueden aportar dulzura al plato.

Ambas versiones son igualmente populares y consideradas tradicionales. Pero, las cosas comienzan a resultar un poco más interesantes cuando se trata de agregar los ingredientes más sabrosos, que van desde chorizo a pimiento verde, queso, atún y foie gras. El aceite de oliva extra virgen es, por excelencia, la primera opción pero, algunos hogares pueden referirse a otro tipo de aceite, lo que inevitablemente conduce a ese sabor distintivo afrutado del aceite de oliva.

Si consideramos que podemos agregarle cualquier ingrediente que bien nos guste, nunca podrá ser complicado encontrar opciones para preparar una tortilla española o cualquier receta que nos llene de ingenio y placer por cocinar. Los sabores y combinaciones que perfeccionemos a la hora de cocinar, serán el regocijo a la hora de deleitarnos; el fruto y la obtención de la misma preparación, será un gusto y placer para el ser amado, para nuestros familiares y amigos pero, también, para nosotros mismos. Naturalmente.