• Noticias:

Breve elogio de la cocina india


Lo extraordinario al preparar algún platillo


noticias
  • 06/04/2020
  • Autor: Osnar Bautista

En algunos estilos culinarios, ya no se habla de “cocina exótica”, pues, el exotismo implica lejanía, extrañeza y no por fuerza, autenticidad. Ahora bien, nada hay ya de extraño en la cocina china, india o mexicana. Se creía años atrás, que probar las cocinas extranjeras, era una audacia, un riesgo; hoy en día forma parte de nuestra vida cotidiana. Ingredientes que antes era preciso buscar con la esperanza de poder encontrarlos o hacerse traer por los amigos viajeros, ya están disponible a lado de la casa; en la gran superficie más próxima o en el colmado de la esquina. Ya no nos dan miedo las especias, los frascos misteriosos, los frutos de distintos colores y la razón fundamental: cocinar y experimentar.

La India es más que un país; es casi un continente. Por lo tanto, no hay una sino varias cocinas hindúes (más bien cocina india, ya que los hindúes se denominan así por su religión y esta cocina, por ser de la India, tiene como gentilicio correcto el de cocina india). Esta nación, enorme y variada, ha engendrado tantas creencias, tantos sistemas filosóficos y políticos; albergando tantas etnias y estilos de vida distintos que posee un mosaico de tradiciones culinarias: todas deliciosas. Su generosa naturaleza y la variedad de sus climas le ofrecen una profusión de ingredientes, de especias, aromas y sabores cautivantes.

Si bien es cierto que la comida india hace uso de carne como la de pollo y cordero. Existe una multitud de recetas que cuentan solamente con el aporte y el sabor de grano, hortalizas, frutas y verduras. Esto en parte se debe a las vastas plantaciones que se encuentran de norte a sur en la India pero también al clima que favorece el cultivo de múltiples y variadas plantas para que estas, sean el centro no sólo de la comida india sino también de nuestra cultura.

El consumo de carne vacuna no es algo ni común ni aceptado. Existen razones religiosas, sociológicas y culturales por la que los hindúes no comen carne de res. Sin embargo, la res es el animal sagrado en la India y como tal, su consumo está prohibido no sólo por la religión, sino por la cultura y la sociedad en sí. Ninguna receta y ningún restaurante tendrán esta carne en su carta unas veces por creencia, otras muchas por respeto a una cultura que representan.

A lo largo de su historia milenaria, fueron forjándose principios dietéticos y medicinales que se aplican a la cocina. Esta es la gran popularidad de la cocina india; se concibieron, al mismo, para el placer y la salud, en virtud de una doctrina que pretende curar por la economía de sus sabores. Las especias son esenciales: condicionan el equilibrio del plato. Una comida india se compone de platos que se sirven todos al mismo tiempo y cada uno come según sus deseos.

En esto residirá el secreto de lo delicioso, de lo extraordinario al preparar algún platillo; valiéndose el elogio inigualable de nuestro placer por haber cocinado, preparado y haber deleitado a los que más queremos. Claro, sin olvidarnos de nosotros mismos.