• Noticias:

La cocina Tex-Mex: fusión de dos estilos para entenderla


¿Cuál es el verdadero origen de la cocina Tex-Mex?


noticias
  • 13/04/2020
  • Autor: Osnar Bautista

En la cocina y en cualquier lugar, tratamos de recapitular un sabor a la medida de lo posible; aquello que se vuelva una hazaña, un verdadero asombro. Nos vemos en la necesidad de probar cualquier cosa; aquella que nos esté al alcance. Cualquier deleite que acapare nuestro sentido del gusto; que se entre mezclen lo extraño y sutil; los sabores rurales y, específicamente, los especiados y matizados de los platillos mexicanos.

Entonces, olvidamos las recetas y elaboramos una fusión de cualquier cocina. Experimentamos, advertimos y sugerimos una variedad de ingredientes manifestándose en una composición que pueda ser el mejor de los resultados. Hablamos, entonces, de la cocina Tex-Mex.

En ella, la correspondencia (como su propio nombre indica) es la fusión entre la gastronomía del estado de Texas en EE.UU y algunos platos e ingredientes de su país vecino: México. Las fajitas de pollo, el chile y los nachos son tres de sus alimentos principales y los sabores picantes una de sus señas de identidad más conocidas. Pero, ¿cuál es el verdadero origen de la cocina Tex-Mex?

Tenemos que remontarnos hasta los siglos XVI y XVII, cuando los colonos españoles llegaron a estas tierras. Sus costumbres culinarias se unieron a las de los nativos, creando las primeras recetas que hoy en día conocemos bajo esta denominación. Nueces, frijoles, cebollas y especias como el cilantro y el comino se tomaron como propios, enriqueciendo la gastronomía de la región.

Pero a principios del siglo XIX se permitió la entrada de habitantes de diferentes comunidades de los EE.UU. que, con el paso del tiempo, se fueron mezclando con la población del lugar. En 1836 la República de Texas se independiza, lo que atrae cerca de veinte mil colonos angloamericanos y cinco mil esclavos, con todo y sus tradiciones. Intensificándose la mezcla culinaria de la región.

Por lo tanto, la cocina mexicana que es milenaria y mística, existió antes de la cocina española; no muy diferente de su forma actual. Los ingredientes que luego adoptamos, ya estaban presentes (chocolate, chile, frijoles, maíz, etc.) y las recetas precolombinas han pasado a través de los siglos con una singularidad en sus guisos y con sus salsas subidas de tono, tanto en los colores como en los aromas pero, también, por su sabor inimitable.

Tampoco olvidar lo otro que, del mismo modo, está a nuestro alcance: la riqueza mexicana culinaria transformada en múltiples encuentros, percepciones y complacencia de sentidos. Estamos en su elemento; su tierra, su origen y pasión por la cocina de fusión. Por esa cocina que si bien es biodiversa y tradicional, de igual manera, es difícil de replicarse. Como el amor, como la vida y la de un comensal.