• Noticias:

Golumbos, la flor de Maguey


Es una de las delicias prehispánicas que no puedes dejar de probar, simplemente ¡deliciosas!


noticias
  • 19/04/2020
  • Autor: Gustavo Luna

En esta ocasión les hablaremos de una planta que los antiguos mexicas llamaron Teometl, que, probablemente no ubicamos o sepamos de qué planta estamos hablando; en cambio, si escuchas el nombre de Maguey, lo identificamos rápidamente y hasta hayan probado alguno de sus productos.

Por otro lado, cuando el maguey tiene una edad aproximadamente de 15 años, alcanza la madurez, la cual es acompañada con un tallo grueso de gran altura que surge desde el centro de la planta llamado quiote, que al mismo tiempo va anunciando la muerte de la misma. Los magueyes han sido utilizados para la elaboración de diversos productos aprovechando sus fibras, flores y savia.

Sin duda el maguey es una planta significativa en la historia y en la cultura de México desde la época prehispánica hasta nuestros días, también se menciona que los primeros pobladores del México central ya la utilizaban por lo menos desde hace diez mil años. Los ancestros comían el tallo de la planta del maguey como un dulce medicinal para curar problemas de próstata, riñón y la diabetes, siendo una alternativa médica.

Las flores de maguey, son conocidas como golumbos, gualumbos, hualumbos o “patas de gallina de cerro”; estas flores están ubicadas hasta la punta del tronco y se agrupan en racimos, en un inicio son de color verde, pero con el paso de los días cambian a un tono amarillento, y su sabor se vuelve amargo (recomendamos que sean consumidas cuando aún están tiernas).

Su modo de preparación varía, ya que los puedes encontrar desde quesadillas, capeados, rellenas con queso, golumbos con huevo o a la mexicana.

En la gastronomía mexicana no sólo se utiliza la flor del maguey, también su piel se usa como envoltura para los mixiotes, el pulque para preparar alimentos y sus pencas para la tradicional barbacoa.

Cuando tengas oportunidad come la flor del maguey o los diferentes productos que se extraen de él. Es una de las delicias prehispánicas que no puedes dejar de probar, simplemente ¡deliciosas!