• Noticias:

Los Moles de México


Las cocinas regionales y locales se han convertido en unos de los atractivos más poderosos de nuestro país


noticias
  • 30/06/2020
  • Autor: Gustavo Luna

Es de sabios decir que México goza de la mejor gastronomía de todo el mundo, peculiarmente los extranjeros y mexicanos piensan en México como uno de los mejores países para realizar turismo gastronómico.

Las cocinas regionales y locales se han convertido en unos de los atractivos más poderosos de nuestro país, ya que los visitantes buscan museos, playas, centros recreativos, centros históricos y arqueológicos sin olvidarse en dónde comer bien y descubrir nuevos y tradicionales sabores. Destacando la comida más típica como los tacos, los tamales y el mole: éste último causando sensación por todo el mundo.

Uno de los platillos más representativos de nuestro México es el mole, del que conocemos muchas variedades, aunque los más conocidos son el mole poblano y los moles oaxaqueños; en esta región haremos una parada.

La diversidad de mole y preparación, son representativas de la vida cultural y gastronómica de Oaxaca, se dice que la gran variedad de recetas puede variar dependiendo de la región y de la familia que los prepare. De igual forma, cuentan que existe un mole para cada día de la semana, pareciendo que el siete es un número místico para este Estado, pues cuenta también con siete moles tradicionales.

El mole, platillo típico de nuestro país que surgió en la época del virreinato, es una representación culinaria que “une al Viejo y al Nuevo Mundo en una cazuela ligeramente burbujeante” a continuación te enlistamos cada uno:

  • MOLE NEGRO OAXAQUEÑO:
  • Es el más destacado, pues es el platillo típico para el Día de Muertos, (y también el más complejo) ya que se necesitan más de 30 ingredientes para poder prepararlo: chiles tostados (chilhuacle negro, chilhuacle rojo, mulato, pasilla; otras recetas incluyen guajillo, chipotle y ancho), tortilla quemada, pan de yema, plátano macho, ajonjolí, pepita de calabaza, almendras, nueces, cacahuates, cebolla, jitomate, hoja de aguacate, tomillo, clavo, pimienta, orégano, chocolate, uvas pasa, canela, sal y azúcar. Los ingredientes deben freírse para obtener sabores más intensos.

  • MOLE AMARILLO O AMARILLITO:
  • Es uno de los moles más versátiles pues la carne puede elegirse según la preferencia de cada persona e inclusive hay una opción vegetariana. El resultado es interesante pues se mezclan los sabores de los ingredientes (chile ancho, guajillo, chilcostle y costeño amarillo; otras versiones incluyen chilhuacle amarillo), jitomate, cebolla, ajo, comino, clavo, pimienta, tortilla, cilantro, chochoyotes y hierba santa.

  • MOLE COLORADITO:
  • Se le llama así por el color que tiene la salsa. Es representativo de la región de los Valles Centrales. Es un mole espeso (de consistencia) pero ligero y dulce. Los ingredientes principales son chilcostle, guajillo (algunas recetas emplean chile ancho y pasilla), pan de yema, chocolate, jitomate, ajo, sal y azúcar. Puede servirse con carne de pollo, puerco o res, espolvorear ajonjolí tostado encima y acompañarse con arroz blanco.